jueves, 30 de septiembre de 2010

El Parque das Aves

La mayoría de los visitantes argentinos de las Cataratas del Iguazú se reservan un día para recorrer el parque del lado brasilero. En general se dice que la diferencia principal es que en el lado argentino las cataratas se ven desde arriba de los saltos –de modo que se siente hasta en los huesos la vibración del agua—, mientras que del lado brasilero se la ve de frente, como una postal. Pero esto es una verdad relativa, ya que el lado argentino también ofrece una perspectiva frontal, tanto en la Garganta del Diablo como al realizar la excursión en lancha, que muy pocos se pierden de hacer. Sin embargo, hay una razón de mucho peso para cruzar a Brasil, y esta es la visita al Parque das Aves, una opción interesantísima y que no existe en nuestro país. Se trata de un zoológico muy particular, donde en general el visitante ingresa a las gigantescas jaulas y entra en contacto directo con las aves. Además, las rejas casi no se ven porque están cubiertas por una selva de helechos y enredaderas. Allí dentro se camina por pasarelas y puentecitos que cruzan pequeños estanques. Sobre las barandas se posan los tucanes, dejándose acariciar como gatitos.
En la jaula de las guacamayas se oye un platicar incesante de comadronas alborotadas, mientras las aves se lanzan a vuelo rasante sobre nuestra cabeza, apantallándonos con las alas. Una de las jaulas más asombrosas en una llena de mariposas y colibríes, esas joyas aladas de indefinibles colores que parecen flotar con un vibrante aleteo. En total hay unas 900 aves de 150 especies, algunas traídas de Asia, Africa y Oceanía. La más extraña es el cassowary casuar, oriundo de Nueva Guinea, una especie de avestruz de colores payasescos con gruesas patas y una cresta de hueso que parece salido de la película Jurassic Park. Pero también hay faisanes de Nepal, un reptilario con iguanas y boas constrictoras, unos monitos minúsculos que habitan en una pequeña isla rodeada por un estanque, y loros de toda clase, tamaños y colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada